De mano en mano van

Llega un momento en la vida de todo traductor…  Espera, ya empiezo a hablar como si esta fuese la única profesión del mundo y todos los traductores fuésemos iguales. Pues va ser que no. Así que empecemos de nuevo: Llega un momento en la vida de esta traductora en el que siente una fuerte sacudida, un impulso de dejar constancia de su actividad en alguna parte, o sentirse toda una profesional. Cuando esto sucede tiene varias opciones: hablar de ello (lo justo, porque soy una persona callada), buscar clientes a mansalva, reformar este blog, que hace las veces de página web profesional (algunas veces hasta escribo alguna entrada, ¡inaudito!) o, por supuesto, hacerme unas tarjetas profesionales.

No os creáis que soy novata en esto de las tarjetas, que hace ya casi dos años me dio el pronto y aprovechando una oferta me hice unas por primera vez, unas muy normalitas pero que para salir del paso iban que ni pintadas. Eran muy escuetas, con un diseño predeterminado y apenas contenían mi dirección de correo electrónico y la dirección de este blog. A pesar de ello, cuando las recibí sentí un cosquilleo por todo el cuerpo, un no se qué, una ilusión: eran mis tarjetas. En seguida empecé a repartirlas sin ton ni son entre mis conocidos y amigos. Parece una tontería, puede que hasta lo sea, pero lo cierto es que aquello me subía muchísimo la moral.

Hay quien está encantado de pasear sus tarjetas arriba y abajo, quien las enseña con discreción cuando se las piden y quien opina que en este mundo 2.0. esto de las tarjetas ya no sirve para nada y son como la falsa moneda, pero lo cierto es que en los saraos y cenas de traductores vuelan, ya sea para que otros colegas las vean, hacer contactos o guardar los datos de otros profesionales con los que poder contar en el futuro. En definitiva, que de mano en mano, lo que es ir, van.

Este otoño, puesto que hacía tiempo que había cambiado el diseño del blog y, seamos sinceros, porque me apetecía (lo cual ya es motivo más que suficiente), decidí hacerme unas tarjetas nuevas, más completas y más acordes con mi nueva imagen. Para ello decidí acudir a Moo. Aunque no sea la opción más barata, ofrece multitud de posibilidades para hacer unas tarjetas originales y muy personales, y un servicio y calidad que yo, personalmente, recomiendo.

En Moo se pueden escoger numerosos diseños de todo tipo y de todos los tamaños y colores. Sin embargo, yo he decidido optar por el mío propio, utilizando como imagen el dibujo que hice para la cabecera de este blog. No será el más bonito, ni el más imaginativo, ni el más rompedor u original, pero es algo que yo misma he hecho y que nadie más tiene y eso para mí es un valor añadido que las hace el doble de especiales. En mis datos de contacto decidí respetar el blanco y negro del dibujo y no comerme el coco con combinaciones de colores. Al fin y al cabo lo que importa es que estos se lean bien. También añadí un código QR a falta de logo, veremos si sirve de algo o se queda en una moda pasajera. Hasta la próxima remesa (dentro de mucho) no voy a devanarme los sesos al respecto, no vale la pena.

Entre amigos, colegas de profesión, contactos y clientes espero poder dar buen uso a estas tarjetas. No voy a recomendaros que os hagáis unas ni cómo tenéis que hacerlas. Yo no soy buena dando consejos y creo que es mejor que cada uno decida según lo que le convenga pero, para qué negarlo, tengo que reconocer que me encantan las tarjetas. Me gusta coleccionar las de otros colegas o amigos profesionales en otros campos, no necesariamente en traducción, así como las de negocios y locales interesantes que visito y, por supuesto, me encanta tener mis propias tarjetas personales y si no fuera porque cuestan dinero, además de mis tarjetas de traductora, me haría unas de artista a tiempo parcial y otras de friki a tiempo completo si hiciera falta, personales, aunque transferibles, que para eso están, para ir de mano en mano hasta que alguno, con suerte, se las quede.

Anuncios

6 comentarios en “De mano en mano van

  1. ¡Hola! 🙂

    Con lo mal que está el sector de la construcción y te has decidido a reconstruir tu blog…
    ¡Haces muy bien! 🙂

    En cuanto a las tarjetas…Las tuyas están MUY bien. Un diseño que cualquiera querría para sí. Sobrio, pero que destaque. Ahora bien, como dices, ¿sirve de algo tener tarjetas?
    Imagino que la respuesta es: “todo ayuda”. Me pregunté lo mismo a la hora de iniciar mi blog…Me pregunto lo mismo cuando envío currículos…y así sucesivamente. Así que ya que eres buena en el arte de dibujar, tienes saraos traductológicos – como dices – y te han salido bien y estás contenta, ¡bienvenidas sean las tarjetas! 🙂

    Nos volvemos a ver por GRANblogging o microblogging.

    Un saludo,
    Devadip

    • ¡Hola Devadip!

      Como ya reconozco en el post, las tarjetas ya de por sí son algo que me encanta, sirvan o no sirvan. Por otra parte, creo que las oportunidades muchas veces salen de donde menos te lo esperas, así que nunca está de más tenerlas, y más si quedo tan contenta con el resultado.

      Un abrazo y gracias por pasarte a comentar; nos vemos por las redes 😀

  2. Hola, Irene:
    ¡Me encantan tus tarjetas! Para mi, tienen un componente muy importante, y es que son únicas. Nadie va a tener unas iguales así que, ¡enhorabuena!
    Y eso de que no serán las más bonitas, ni tendrán el mejor diseño… no sé que decirte, a mi me encantan. Además, que seguramente habrás disfrutado mucho haciéndolas, estrujándote los sesos y en mi opinión, en todo, como en la vida misma, lo importante es disfrutar del camino, del proceso.
    Yo también encargué las mias en Moo y también las diseñé yo misma, así que te entiendo perfectamente. Igual que entiendo esa ilusión por tenerlas en mis manos que, si todo sale bien, será esta semana 🙂

    Un saludo,
    Inés

    • Hola, Ines:

      Gracias por comentar. Me alegro de que te gusten. Hacer las tarjetas fue fácil, porque ya tenía el dibujo que había hecho cuando me rediseñé el blog, pero sí que disfruté mucho haciéndolo en su momento. Tenía claro desde el primer momento que ese dibujo tenía que ir en las tarjetas cuando me las hiciera.
      Espero que las tuyas salgan genial, ¡seguro que sí! Habrá que verlas cuando las recibas ;).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s